Seguinos en

Carencia de Cobre en Bovinos

Visitamos a nuestro médico de cabecera, para charlar sobre la carencia de cobre en los vacunos. Gastón Valle nos contó que en la región de la Cuenca del Salado más del 50% de las vacas padece cierto grado de deficiencia de cobre y este porcentaje se incrementa a un 70% en los terneros.

Por Gastón Valle - Médico Veterinario Mat Prof 10300

 

Los minerales son nutrientes esenciales en la alimentación de los bovinos porque intervienen en los procesos metabólicos que componen su estado de salud y su nivel productivo.


Según los requerimientos diarios de la dieta, a los minerales se los puede clasificar en macrominerales (gramos/día) y microminerales (miligramos/día). Dentro de los macrominerales se encuentran el calcio, fósforo, magnesio, potasio, cloro, sodio y azufre, mientras que dentro de los microminerales (también conocidos como oligoelementos) están el cobre, hierro, yodo, manganeso, cobalto, selenio y zinc. 

La deficiencia de cobre (Cu) o Hipocuprosis es la segunda deficiencia mineral más frecuente en bovinos en pastoreo en el mundo, siendo responsable de considerables pérdidas económicas en la producción ganadera.

En la región de la Cuenca del Salado más del 50% de las vacas padece cierto grado de deficiencia de cobre y este porcentaje se incrementa a un 70% en los terneros.

“Los sistemas ganaderos a base de pasturas pueden sufrir dicha deficiencia en forma primaria, por baja concentración del mineral en el forraje, o bien en forma secundaria, debido a la existencia de otros minerales que intervienen en su aprovechamiento”,

La deficiencia de cobre se puede manifestar en:

- Menor eficiencia en la producción de carne y leche.
- Anemia: porque la deficiencia de cobre limita la utilización de hierro.
- Anormalidades en la constitución de los huesos.
- Desórdenes neurológicos.
- Despigmentación del pelo.
- Anomalías reproductivas.
- Deficiente respuesta inmunológica.

¿Cómo se diagnostica la carencia de cobre?

La deficiencia de cobre se diagnostica a través de las manifestaciones clínicas y en aquellos casos donde las mismas no son aún evidentes pero existe presunción de ella (carencia subclínica), la cual se confirma con la determinación de cobre en hígado (biopsia) y/o en  sangre.

 

Recomendaciones:

Debería efectuarse un esquema de dosificación de cobre en forma periódica y constante, comenzando con los vientres en el último tercio de la gestación. De esta manera estamos asegurando una reserva hepática al ternero suficiente para cubrir los 3 - 4 primeros meses de vida, momento en el cual debería ser suplementado con Cu inyectable cada 3 - 4 meses teniendo en cuenta el peso de cada animal