Seguinos en

Revisión de los Toros antes del Servicio

Dialogamos con Gastón Valle,  nuestro médico de cabecera, sobre la eficiencia reproductiva y lo crucial en la rentabilidad de un sistema de cría, dado que, en gran medida, determina la cantidad de terneros, producto final de este sistema de producción.

Para asegurarnos la producción de un ternero por vaca por año, es recomendable tener un corto periodo de servicio, que nos permitirá conseguir lotes más uniformes de terneros, sea para la venta o nuestro propio engorde.

En tal sentido, resulta de vital importancia la fertilidad de nuestro rodeo y en especial de nuestros toros.

Para poder asegurar que un toro es fértil o apto para servicio debemos realizar una exhaustiva revisación física-clínica y sanitaria de los toros en forma anticipada antes de la temporada de entore. Para realizar dicha tarea es indispensable que lo lleve a cabo un Veterinario.


Los especialistas en sanidad animal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria del Gobierno de Argentina (INTA).

Fernando Paolicchi, experto en sanidad animal del Instituto Nacional, señala que “Campylobacteriosis Genital Bovina y Tricomonosis generan mermas reproductivas de entre el 15 y el 30 % por bajos porcentajes de preñez y abortos”.

Además, se deben sumar el descarte de vientres vacíos y de toros reproductores con la enfermedad. Se trata de enfermedades asintomáticas que viven de por vida en los toros y son las hembras las que manifiestan las pérdidas reproductivas. Por ser el reservorio más importante y los diseminadores de estas enfermedades, los toros son la categoría en la que se debe realizar el diagnóstico inicial.

 

Revisión Clínica

  • La cronología dentaria es un buen estimador de la edad del toro
  • Esta revisión debe ser acompañada con una adecuada prevención contra las enfermedades infecciosas y Parasitarias  e implica la observación de un responsable calendario sanitario que debe considerar como mínimo:
  • Vacunas Reproductivas: dos dosis (45 y 30 días antes del servicio): Campylobacteriosis-Leptospirosis- IBR- DBV- Histophilus somni.
  • Carbunclo 1 vez al año.
  • Desparasitar previo al servicio todos los toros y monitoreo permanente mediante el muestro de materia fecal para detectar la presencia de huevos en la misma.
  • Adecuada evaluación del reproductor en cuanto a sus ojos. La imposibilidad de ver adecuadamente influye sobre la capacidad para detectar vacas en celo.
  • Revisión de patas y manos: no sólo el toro debe caminar mucho buscando vacas, sino que además, durante el servicio debe realizar saltos durante la estocada, por lo que sus miembros posteriores deben soportar una presión considerable que ante cualquier lesión puede dificultar su trabajo o impedir el próximo servicio.
  • Enfermedades Infecciosas

 

Enfermedades de transmisión sexual. Trichomoniasis y Campylobacteriosis. Ambas enfermedades requieren de un adecuado muestreo de material prepucial y un acondicionamiento de las muestras hasta su procesamiento, además de una repetición del muestreo en tres o más oportunidades (según el caso) cada siete a 10 días para dar por negativo un individuo.

  • Análisis de Brucelosis y Tuberculosis.
  • Examen de Capacidad

Las lesiones genitales, tales como orquitis, epididimitis o vesiculitis, muchas veces invalidan un reproductor como tal. Además, se ha podido establecer que el peso testicular de los toros es un buen estimador de la cantidad de esperma que producen. Así, toros con testículos más pesados producirán más esperma que otros con testículos más livianos. La dureza o tono testicular, constituye un estimador de la calidad seminal.

  • Examen de capacidad funcional

Debe considerarse como una alternativa necesaria, ya que durante la misma se pueden apreciar problemas funcionales que pueden incidir sobre la eficiencia de los reproductores.

La adecuada planificación de la época de servicio sumado a la implementación del mismo con toros adecuadamente evaluados y protegidos contra las enfermedades potencialmente peligrosas para su desempeño, así como un adecuado calendario sanitario de los vientres a entorar, constituyen una de las responsabilidades del productor, y como tales deben otras de las actividades planificadas del establecimiento de cría.

 

Gastón Valle - Médico Veterinario Mat Prof 10300