Seguinos en

Importancia en el manejo del servicio estacionado

Visitamos a nuetro médico de cabecera para charlar sobre el servicio estacionado, Gastón Valle nos contó sobre esta modalidad que si bien no es novedosa, nunca está de más poder recordarla.

El servicio estacionado permite principalmente ordenar el sistema, homogenizar el rodeo y manejar a un lote como si fuera un animal. Es una tecnología denominada “de procesos”, y es especifico de cada sistema.

En base a pautas y objetivos, hay que tratar definir cuáles son los meses de servicio, para cada productor. Si bien no es una tecnología nueva, y seguramente conocida por todos, es buenos recordarla.

Están demostradas las ventajas técnicas de aplicar esta tecnología, sin embargo, la toma de decisiones va más allá de los análisis técnicos, influyendo dimensiones culturas, emocionales y racionales. Conocer las ventajas técnicas no es una razón necesaria y suficiente para que se aplique una tecnología, pero conocer más acerca de una tecnología, indagar el ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué? facilitara y mejorara la toma de decisiones favoreciendo de esta forma el comportamiento de los sistemas ganaderos desde el punto de vista de la eficiencia, equidad, sustentabilidad y/o estabilidad.


 

PUNTOS FUNDAMENTALES DURANTE EL SERVICIO

Duración

Se recomienda un servicio de 90 días como máximo. Partiendo de que el ciclo estral de la vaca dura 21 días, las mismas se ponen de un máximo de 4 celos para lograr una preñez. Resulta importante tener en cuenta la distribución de los nacimientos de la parición anterior, ya que las vacas paridas cabeza van a tener mayor probabilidad de quedar preñadas que las vacas cola. En servicios corto, se pueden dar 45 a 60 días. Mas utilizados en vaquillonas de primer servicio.

 Estado y nivel nutricional de los vientres.

Antes de iniciar el servicio, se recomienda tener en cuenta el estado y nivel nutricional de los vientres. El estado nutricional refleja la historia alimenticia durante los meses previos y está reflejado en la condición corporal (CC) de los vientres. Mientras que el nivel nutricional hace referencia a la situación alimenticia actual y su indicador en el balance energético o variación de peso. Para lograr los mejores resultados durante el servicio, se recomienda que los vientres estén en una CC 4 a 5 previo al servicio y se encuentren ganado peso (balance energético levemente positivo) durante todo el servicio.

Toros

Se recomienda un porcentaje de 3 a 5% del total de vientres a entorar, en función de las unidades de vegetación del campo, edad de los toros y tipos de servicio que se realice. Los mismos deben estar en buen estado y adaptados a las condiciones nutricionales y ambientales que van a tener durante el servicio.

Tecnologías disponibles para el período de servicio

 En sistemas pastoriles con alta dependencia de condiciones climáticas es importante contar con un paquete tecnológico que permita reaccionar rápidamente ante situaciones desfavorables con el objetivo de minimizar el efecto de estas sobre el porcentaje de preñez. Estas tecnologías apuntan a mejorar las condiciones nutricionales de la vaca durante el servicio, algunas de las herramientas más utilizadas son:

• Destete (precoz y temporario).

 • Suplementación (vientre y/o ternero).

 

CUÁNDO REALIZAR EL SERVICIO ESTACIONADO Y ASPECTOS A TENER EN CUENTA

Disponibilidad del recurso forrajero base

Conocer cuánto produce y de qué manera se distribuye la producción a lo largo del año, resulta clave al momento de fijar la fecha de inicio del servicio. La disponibilidad es la cantidad de materia seca que el animal tiene para consumir durante el pastoreo, esta depende del tipo de suelo, especies que componen el pastizal, las condiciones climáticas (temperatura y humedad), manejo del pastoreo y la carga animal. Como podemos observar el crecimiento de pasto es estacional y acompaña la distribución de las precipitaciones. Es importante destacar que la disponibilidad de pasto en los meses de primavera-verano es hasta 5 veces superior a la de los meses invernales.

• Calidad nutricional de la base forrajera

Conocer la calidad es tan importante como conocer la cantidad, principalmente en forrajes en los cuales el contenido de energía y proteína puede llegar a ser un factor limitante.

Teniendo en cuenta que el recurso forrajero base pastizales, con diferentes calidades, la carga animal y la intensidad de pastoreo tienen un alto impacto en la calidad nutricional de la MS consumida por los animales.

 

Requerimientos de energía metabolizarle (EM) de la vaca de cría

De acuerdo al estado fisiológico de la vaca, los requerimientos de EM y PB varían a lo largo del año. En la figura   se observan los requerimientos de EM para mantenimiento, gestación y lactación de una vaca de 480 kg de peso vivo en CC 5, con parición en el mes de septiembre y una lactancia de 6 meses de duración. Los máximos requerimientos se registran en los meses de octubre y noviembre, momento que coincide con el pico de la lactancia y se mantienen altos hasta el fin de la lactancia y en el último mes de gestación.

Factores de estrés – Temperatura En esta zona las altas temperaturas de los meses de verano, no tienen tanto impacto como en el Norte del país, y dependerá del año. Las altas temperaturas pueden reducir la duración y la intensidad del celo (debido a la disminución de los niveles de estrógeno) y aumentar el intervalo entre celos (perdidas embrionarias tempranas).   Los toros pueden sufrir estrés por calor cuando se exponen a altas temperaturas por unas 6 horas y los efectos pueden durar 9 semanas o más después de la exposición al factor de estrés. Alterando la movilidad, cantidad de espermatozoides normales y numero de los mismos.

 

El momento óptimo de servicio dependerá de la base forrajera y posibles tecnologías a aplicar en cada establecimiento en particular, no existe un momento óptimo para todos los sistemas ganaderos, inclusive en una misma región. Conocer los cuatro aspectos mencionados anteriormente nos permitirá tomar una mejor decisión al momento de fijar el inicio del servicio, sincronizando así los requerimientos de los vientres con la curva de crecimiento y calidad de los pastos, y evitando también el estrés térmico, con el objetivo de alcanzar la mayor eficiencia biológica, con el menor costo de producción.

Por Gastón Valle - Médico Veterinario MP 10300