Seguinos en

Zacarías Islas, el trabajo familiar en los tambos

Desde EL CHACARERO quisimos contarles como era el tambo en otras épocas, allá por los años 40, donde en nuestra zona el desembarco de los vascos que había acontecido a principios del 1900, hicieron de esta actividad una de las elegidas para su sustento económico.

Hoy más allá de poder visitar alguna instalación tambera en cualquier momento, podemos también encontrar en las redes imágenes de esta actividad tan particular, ver la producción que se realiza en todo el mundo y poder apreciar la forma de trabajar de los tamberos.

Desde EL CHACARERO quisimos contarles como era el tambo en otras épocas, allá por los años 40, donde en nuestra zona el desembarco de los vascos que había acontecido a principios del 1900, hicieron de esta actividad una de las elegidas para su sustento económico.

Los tambos por aquella época se realizaban a mano, a la intemperie, sin instalaciones, solo con el banquito, el balde y la manea, amansando vacas de la raza que hubiese en el momento y entregando la leche en las fábricas que se encontraban cerca de los lugares de ordeñe.

Muchas familias transmitían  el legado de generación en generación y a medida que los chicos crecían empezaban a ayudar en la actividad.

Quien redacta este informe proviene de una familia de estas, que como otras tantas por aquella época, hacían del tambo un modo de vida. Apelando muy parcialmente a mis afectos, me tomé el atrevimiento de entrevistar a mi tío Beto, Zacarías es su verdadero nombre, hijo mayor de mi abuelo “Vasco” (también llamado Zacarías) y mi abuela Inés Irurzun, él es el mayor de nueve hermanos, Dito, Chicho, Pichona, Carlos (mi padre), Enrique, Teresa, Rubén y Néstor, que como nos contará en primera persona, todos pasaron por la actividad tambera.

Del tambo de hoy que podemos ver o visitar, a aquel del banquito y la manea hay un abismo, pero ambos encierran el amor y el romanticismo por una actividad que no conoce de feriados ni de mal tiempo y que a lo largo de los años sigue madrugando día a día para seguir agrandando la producción.