Seguinos en

Santiago Guazzelli sobre la deriva: “La gota no viaja en contra del viento”

Se desarrolló la reunión abierta y pública por el proyecto de Aplicación de Agroquímicos en el partido de Tandil. La reunión comenzó alrededor de las 17 horas y fue convocada por el Honorable Concejo Deliberante. Hubo varios oradores, de sectores que avalan y que se oponen al proyecto diseñado por la Comisión de Producción, Trabajo y Medio Ambiente.

La invitación a diferentes organizaciones se realizó el pasado jueves luego que un grupo de ambientalistas se presentaran, previo a la sesión, para solicitar una Audiencia Pública donde todas las partes fueran escuchadas.

Santiago Guazzelli, integrante de Aapresid, en su alocución remarcó, "El SENASA, por medio del Registro Nacional de Terapéutica Vegetal analiza cada producto antes de inscribirlos, se hacen estudios toxicológicos que tienen en cuenta la toxicidad aguda, crónica, sub crónica, riesgos en la reproducción, además se hacen todos los estudios eco toxicológicos correspondientes a pedido del organismo para poder contemplar el riesgo que tengan los productos para aves, peces, abejas y el ambiente en general. No hay un solo producto que se utilice en el ambiente agropecuario que no esté documentado, registrado y que no haya estado analizado. Esta institución es equivalente a la ANMAT, ningún médico recetaría un medicamento que no estuviera aprobado y de la misma forma ningún Ing. Agrónomo va a recetar un producto que no esté registrado en el SENASA. Este es el organismo al que le tendríamos que estar requiriendo información si tenemos alguna duda sobre la inocuidad de los productos y la forma en que los utilizamos. En este punto es cuando surge la figura del Ing. Agrónomo matriculado como persona responsable de la receta y de generar que esos productos que sean lo menos riesgoso posible para todos los ciudadanos que vivimos en el país. Hay un proceso de toma de decisión que está absolutamente controlado, el Ing. se remite al campo y si detecta una problemática, que puede ser una enfermedad, maleza o plaga, toma la decisión de aplicar un producto específico y en la receta agronómica pone los detalles, esto equivale a lo que pasa cuando vamos al médico nos receta lo que se necesita para el problema que tenemos".



Por su parte el Ing. Agrónomo y  productor agropecuario Guillermo Cavalieri, manifestó que "somos una nueva generación de productores que tuvieron la posibilidad de radicarse en Tandil, hace más de 90 años que nuestra familia está radicada en la ciudad en un campo lindante a la circunscripción 1. En los últimos años hemos sido testigos del crecimiento de la ciudad, convirtiéndose muchas de las chacras y campos aledaños en sectores poblados y áreas de servicio. Con esto hemos ido cambiando de acuerdo a los requerimientos que el crecimiento imponía. Por las dimensiones de los campos periurbanos que en su mayoría son chacras o campos chicos, consideramos que una prohibición de las pulverizaciones puede culminar que muchos queden limitados o fuera de la producción. Somos parte de esta sociedad y compartimos las inquietudes y demandas en cuanto al impacto de los sistemas productivos en la salud y la calidad de vida, por esto somos conscientes que debemos adecuar nuestros planteos en ese sentido. Sin embargo, la transición hacia un modelo de menor uso de agroquímicos lleva tiempo, los resultados son aleatorios y es necesario usar aplicaciones, una o dos por año con productos aprobados y autorizados. Estamos dispuestos a utilizar las nuevas tecnologías de aplicación y de insumos y que se efectúen los controles con el fin de reducir el impacto ambiental y no la superficie productiva. Si bien la ordenanza que está en tratamiento quita un sector importante de chacras, considero que es superadora de la vigente y es necesaria para tener un marco normativo acorde a las demandas".

Destacó además "la labor de la Comisión de Producción, Trabajo y Medioambiente del HCD por el trabajo realizado una ordenanza que considere las demandas de todos los interesados".

"queremos seguir siendo y formando parte del entramado productivo local haciendo un uso responsable de las tecnologías disponibles pedimos que no aumenten las restricciones en las áreas productivas", finalizó.

A su turno, Damián Colucci, titular del establecimiento agroecológico Monte Callado, hizo su presentación y señaló que "hace 21 años que no usamos insumos químicos y logramos un sistema muy interesante. Siempre me pareció raro, por la restricción en las aplicaciones, que muchos campos dejaron de producir linderos a la ciudad y nosotros siempre necesitando ampliar la superficie, muy pocas veces nos vinieron a buscar".

"Creo que es un error creer que si no se puede fumigar, no se puede producir. Estamos acá porque el hombre, en 13.000 años, hizo una agricultura sin insumos, nosotros tenemos muy buenos resultados. Cuando llegué, los vecinos estaban esperando nuestro fracaso y ahora nos miran de soslayo, ven que no usamos insumos", siguió.

Y apuntó a "el mal uso, el uso indebido y la falta de controles sobre los mismos. Nadie del Municipio va a ver lo que se está haciendo. No estoy de acuerdo con esta reunión, queremos una Audiencia Pública".

Después, hizo uso de la palabra Martín Costas, Vicepresidente del Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires. "El Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la Provincia de Buenos Aires se presenta en virtud de los establecido por el artículo 5 inciso F de la Ley 15.030 que dispone que serán deberes y atribuciones del Colegio, asesorar y actuar junto a los poderes públicos en asuntos de su incumbencia, proponer y propiciar reformas que hagan al ejercicio profesional, que en función de esto hemos trabajado con este HCD y con el Ejecutivo cada vez que se nos convocó y lo seguiremos haciendo".

"Nuestro Colegio tiene el gobierno de la matrícula y el control de la profesión de los Ingenieros, la matrícula es obligatoria y es la condición para ejercer la profesión. Es importante remarcar que es incumbencia reservada de los Ing. Agrónomos matriculados la confección de la Receta Agronómica. Sin ella no puede aplicarse ningún producto de los mencionados en la Ley Provincial de Agroquímicos Nº 10699. La Receta es fundamental para que la sociedad y las autoridades conozcan que producto y bajo qué forma, cantidad y condiciones meteorológicas, fueron prescriptos por el Ing.", detalló.

Costas agregó que "cabe destacar que no se pueden recetar productos que no hayan sido aprobados previamente por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA). Entendemos que debe sancionarse con todo el peso de la Ley a aquellos que aplican agroquímicos sin el debido asesoramiento de un Ing. Agrónomo matriculado y, por ende, sin confeccionar la Receta Agronómica correspondiente, como así también a aquellos que asesoran sin tener matrícula profesional que los habilite. Debemos decir que el Ingeniero es responsable de prescribir un producto, pero no puede hacerse corresponsable de cuestiones ajenas a sus incumbencias, como controlar los equipos de aplicación".

"En este caso debe hacerlo la autoridad de aplicación de la norma o el acto de aplicación en sí mismo", aclaró.

Una de las voceras de los sectores que se oponen al proyecto de ordenanza y siguen reclamando una Audiencia Pública, fue la comunicadora Liliana Giannatasio, quien se definió también como feminista y recordó que "hace 40 años que vivo en esta ciudad, aquí estudié, formé mi familia y trabajé. Como ciudadana respondo a esta instancia, diciendo que esto no es la audiencia pública que se había pedido. De todas maneras, traemos razones y fundamentos para oponernos al proyecto de ordenanza que se pretende sancionar en relación al uso de agroquímicos en el Partido".

Insistió en que "la audiencia pública es una herramienta que la Democracia nos ofrece, donde además de escuchar a los distintos sectores especializados en la temática, las autoridades harán las presentaciones pertinentes de sus proyectos y mostrarán los antecedentes e informes que han tenido en cuenta para elaborarlos, y que, de ninguna manera, podemos permitir lo hagan a puertas cerradas".

"Como feminista, junto a otras mujeres y grupos, trabajamos permanentemente en el cuidado de las familias, ambiente, alimentación, salud. Las mujeres del ámbito rural nos han manifestado su preocupación frente a lo que ocurre con sus vidas y las de sus familias cuando trabajan en campos que son pulverizados, y sus niños y niñas concurren a escuelas que, ya está demostrado, toman agua con agroquímicos. Es una situación difícil de denunciar, por la relación laboral, porque piensan que no hay salida o porque se les desalienta a seguir reclamando", denunció.

También comentó que "como comunicadora, he investigado y reporteado a muchas personas sobre este tema: vecinos y vecinas, investigadores y técnicos, médicos, que están cada día más preocupados por el avance de enfermedades antes muy raras y hoy, frecuentes. A otras personas que se dedicaban a realizar pulverizaciones y hoy son críticos de este modelo, por lo que vieron. A gente del campo que tiene otro tipo de producción y ve como se contamina el aire y el agua".

"Se ha expedido la Sociedad Argentina de Pediatría y en nuestra ciudad lo han hecho médicas pediatras y endocrinólogas que alertan sobre lo que ven a diario, no sobre lo que suponen que va a pasar. Me pregunto si fueron consultados esos trabajos. ¿Se tomó contacto con comunidades rurales donde se advierte el crecimiento de enfermedades que no existían más que esporádicamente, o respiran el veneno en determinadas épocas del año? ¿Hay investigaciones en nuestros SISP sobre el incremento de patologías? Son muchos los vecinos que desde hace varios años han levantado su voz y gracias a eso, se ha logrado visibilizar, denunciar y exigir que se intervenga y se investigue, por parte del Estado. Todos reconocen que no están en contra de los productores, sino de este tipo de producción", expresó.

Giannatasio recordó también que "investigadores de nuestra Universidad presentaron un extenso informe sobre la presencia de agroquímicos en el agua de las escuelas y fueron los vecinos y vecinas los que reclamaron que las maquinas que fumigan no transiten por localidades rurales. Se debe escuchar ese reclamo, se debe estudiar y se debe legislar para toda la comunidad".

"Este modelo enriquece a unos pocos y genera pérdidas irreparables en vidas humanas: enfermedades, mutilaciones, abortos espontáneos, malformaciones? No solo arrasa con la tierra, sino también con el aire y con el agua. Es por eso que es difícil de entender por qué no se incorporó a la Comisión de Salud en el tratamiento de este tema. Es fundamental", opinó.

"Tandil tiene un valor enorme por su naturaleza. Sin embargo, pareciera ser más importante el rédito de unos pocos, a la salud y el buen vivir de todos. Esta es una apelación a los concejales, representantes del mandato ciudadano: Escuchen las otras voces, las que no son guiadas por intereses económicos, que no siempre aparecen el espacio público o mediático y que ya hoy, sufren las consecuencias de este modelo de producción. Y decimos ?este?, porque hay otro, que no solo no se promociona, sino que es atacado con estas formas depredadoras de usar los recursos que hemos recibido. ¡Pedimos Audiencia Pública, Ya!, cerró".