Seguinos en

Guazzelli: "El panorama es bastante desalentador"

Ante una ola de calor histórica y una seca sostenida consultamos al Ing. Agrónomo Santiago Guazzelli sobre el estado de los cultivos en Tandil y zona y las perspectivas a futuro.  

Comenzó explicando que, de acuerdo a su mirada “el panorama es bastante desalentador. Obviamente el fin de semana puede haber un punto de inflexión y si llueve bien algunas cosas pueden cambiar y recuperarse”.

Con respecto a la situación de los diferente cultivos de gruesa comentó que “si tuviera que decir que cultivo se viene comportando mejor en general es el girasol en los mejores lotes, en los más profundos. Es un cultivo que se lo ve bien, llego bastante bien a floración. Obviamente  la seca lo está afectando y le va a afectar el llenado y algo de polinización pero probablemente lleguen a buen puerto, y si llega a llover ahora, van a completar un llenado medianamente lógico”.

Señaló que “los más complicado son los maíces tempranos que probablemente los agarró en plena floración y fecundación de los granos con mucho, estrés hídrico con las altas temperaturas, lo que seguramente va a dejar secuelas fuertes  en lo que es fecundación de granos. Seguramente va a haber algo de esterilidad, plantas sin grano, espigas muy chicas, reabsorción de granos cuajados en los maíces más tempranos” y agregó que “ los maíces más tardíos en lote bueno, si llueve están con posibilidad de recuperación, y si llega a llover bien en febrero o marzo no debería haber mermas importantes de rinde, salvo en los lugares donde se hayan perdido plantas”.


 Sobre el estado de los cultivos de soja detalló que “en las sojas de primera, en general, se están marcando bien los ambientes, en los lugares donde el suelo es menos profundo están bastante castigadas, o en los lugares más extremos donde se han perdido plantas. Los cultivos de segunda claramente en los lotes que tienen la suficiente humedad como para aguantar este calor y días de seca, se van a recuperar y los rindes de esos cultivos se definen con las lluvias de febrero y marzo”.

 Se refirió a lo que está pasando en este momento y dijo que “ más allá del fenómeno de la seca, es un fenómeno de una altísima demanda atmosférica en la cual los cultivos no alcanzan a transpirar lo suficiente, para mantenerse fríos y por eso pasan por la situación de acartuchamiento.

 Aún en algunos campos donde hay humedad, algunos cultivos se ven feos por esta demanda atmosférica que cierra la planta.  Si se quiere todas las zonas serranas con tosca son las más complejas siempre y las zonas más bajas también, para el lado de Ayacucho.

 La zona que está un poco mejor es La Numancia porque llovió un poco mejor en diciembre, pero es muy puntual”.

 Por último, consultado sobre mermas en los rindes, el profesional explicó que “en los cultivos de segunda probablemente se van a perder algunos lotes, sobre todo los sembrados más tarde, justo cuando arrancó la alta temperatura y el déficit hídrico, ya que se secaron ahí en el camino. Los maíces yo los veos que están con mayor capacidad para nacer y establecerse, están mejor implantados”.

Guazzelli estimó mermas de rinde “entre el  40 y el 50%  en los maíces tempranos que son los más afectados; para los maíces implantados después de la primera semana de noviembre las mermas serían del 20 %. De girasol estimó probablemente un 30%.

 En soja de primera, salvo las que hayan perdido muchas plantas, no hay una pérdida de rinde considerable todavía, si puede darse si esto sigue”.

Ganadería

La seca y el calor afectan también a la ganadería. Sobre esto Guazzelli dijo que “queda muy poco pasto.Se están comiendo reservas y trayendo mega fardos de alfalfa de otras zonas.En algunos lugares no se puede entrar a los sorgos por riesgo de intoxicación. Es un panorama complejo sobre todo para los que tienen servicio atrasado o corrido a enero porque muchas colas de parición pueden quedar sin preñez.